1 oct. 2015

Regala una sonrisa y serás feliz

Ayer soñé algo que me ha cambiado la vida…
Me acosté como cada día desde hace ya 5 meses, después de que mis padres vinieran a contarme un cuento y a darme los caramelos mágicos (así los llaman ellos y son para que duerma mejor), estaba especialmente cansado, con dolores nuevos (pero no quise decírselo para no preocuparles), Aún así me dormí enseguida, pensando en las muchas ganas que tengo de volver a ir a clase a jugar con mis compañeros, se que todavía no podré ir pero me han dicho mis padres que cuando menos lo espere, volveré.
Ya estaba durmiendo en mi cama, junto a mi hermano cuando de repente vi una gran luz que aparecía por la ventana del cuarto que cada vez se hacía más intensa hasta que me dejó casi ciego y tuve que taparme los ojos, Todo parecía tan real que hoy todavía tengo dudas de que fuera un sueño...de repente aparecieron dos niños sin pelo, como yo, y curiosamente me llamaron por mi nombre!
Me dijeron que habían venido a buscarme para que hiciese con ellos un viaje mágico y entonces intenté despertar a mi hermano para que viniese conmigo pero me dijeron que no podía ser porque sólo yo había sido elegido para algo muy especial, que me lo explicarían todo por el camino, pero que él no podría acompañarnos…así que me fui con ellos deseando hacer ese viaje, averiguar cuál era el misterio y vivir una aventura ¡

Al principio sentí como el estómago se me encogía, pero no como esas veces que me ponen el líquido mágico y después vomito, esto era distinto, quizá los nervios o que volábamos muy alto y daba mucha impresión…veía todo pequeñito, cada vez más pequeñito y casi podía tocar las nubes, pero se escapaban entre mis dedos, olían a limpio, como la ropa recién lavada (que es a lo que siempre me dice mi madre que huelen).
Durante el viaje pude ver algunos pájaros que volaban a nuestro lado y me gustó mucho sentirlos tan cerca, algunos tenían las alas muy grandes.... era maravilloso!!

Volamos por encima de mi barrio, luego por encima de mi ciudad, (no sabía que era tan grande)!... después volamos por encima del mar y vimos saltar unos delfines que nos saludaron, seguimos volando cada vez más alto hasta que pudimos ver la luna de cerca y de repente aterrizamos en un planeta llamado Pelón (ese nunca lo habíamos estudiado en clase..) Me pareció precioso! había muchos árboles, plantas y animales por todas partes, columpios chulísimos que nunca había visto antes, caramelos, piscinas de colores y muchos niños jugando y riendo!

Me explicaron que en el planeta Pelón, viven en sueños todos los niños que tienen cáncer, como yo, a partir del momento que se quedan sin pelo porque esa es la señal de que ya están preparados para irse cada noche para jugar y ser muy felices.
Los pelones pueden disfrutar cada día de ese planeta hasta que les crece de nuevo el pelo...
Pero además no solo viajan a Pelón para jugar, sino que todos esos niños son elegidos para algo más y es para ayudar a otros niños que sufren por diversas razones.
Para poder regalar felicidad primero hay que tenerla, en este planeta, consiguen cumplir muchos sueños y deseos y así regalar felicidad a otros niños que lo necesitan.

Entonces entramos en una especie de castillo de cristal lleno de luces y había muchos niños de un lado a otro, recorrimos un gran pasillo con techos muy altos y al final se encontraba una sala amplia y luminos y allí había montón de niños de distintas edades, todos pelones como yo! y cada uno haciendo una cosa.
Recuerdo a 3 de ellos que estaban frente a un ordenador gigante y un teclado lleno de mandos de colores y no paraban de apretar botones mientras se sonreían los unos a los otros…no entendía lo que estaban haciendo pero parecían divertirse mucho.
En otra parte de la sala había varios niños preparando una especie de galletas sonrientes que olían genial!!!, luego me explicaron que esas galletas son mágicas y se las dan a los niños que están enfermos o que toman el líquido mágico como el mío y que suelen vomitar, para que las coman mientras duermen y así, cuando se levanten, tengan ganas de sonreír y se curen antes, me las dieron a probar y eran las más ricas que había probado nunca!!
También había en la sala varios niños que estaban dibujando paisajes llenos de color, algunos por ejemplo, eran de caballos que corrían y tenían tanto movimiento que parecían salir de los dibujos!, otros eran de playas inmensas con una agua azul y se veían perfectamente los corales y peces del fondo del mar….me explicaron que esos dibujos los hacen para que los niños que están en el hospital y no salen a la calle, puedan soñar cosas bonitas y disfruten cada noche hasta que se pongan buenos.
Otro de los grupos estaban haciendo unos pañuelos de colores que llaman Kimo-Kap que son para ponerse en la cabeza cuando los niños se quedan sin pelo y que distingue a los elegidos de los demás, todos llevan 2 caras distintas, por un lado son lisos y por el otro es estampado, con diferentes diseños, cada uno distinto porque cada niño lo es también.
Me explicaron entonces que todos esos niños que veía eran niños especiales, elegidos por un motivo distinto cada uno y que lo que les estaba pasando, la caída de pelo, las pastillas mágicas, el brebaje y todos esos malestares formaban parte de ese proceso hasta llegar a ser superhéroes para ayudar a otros niños que lo necesitan.
Cada uno tiene su propio “poder” y lo lleva consigo sin saberlo, pero como ocurre con los superhéroes de las pelis o los comics que conocemos, todo poder conlleva un sufrimiento, una pérdida de otras cosas pero por un fin precioso y en ese momento comprendí el significado de las dos caras de los kimo kap, llevan 2 caras distintas porque por un lado son lisos que significa los sufrimientos que pasamos para conseguir el “don” y por el otro es estampado, que refleja el “poder” de cada uno, la fuerza, la entrega y la generosidad del niño que lo lleva.
Después de reflexionar sobre ello les pregunté porqué algunos niños no superaban esa fase y se volvían niños tristes y ya no querían jugar ni nada y porque otros incluso morían …
Me explicaron entonces que hay niños que no quieren asumir esa misión o no se llegan a creer que son especiales y elegidos, a veces es su propio entorno quien no les deja que se crean especiales y entonces se vuelven tristes y hay otros niños que son tan especiales que tienen una misión muy importante y que deciden de manera voluntaria cumplir para ayudar a otras personas, con el gran inconveniente de que tienen que renunciar a seguir al lado de su familia, no sólo en sueños como hacemos los demás, sino también en la vida real y casi ninguno quiere. Aun así, ya verás como son muy pocos los invitados a hacer eso, ya que la mayoría de los elegidos son fundamentales para la felicidad de sus padres, hermanos y por eso se quedan con ellos y mientras no tienen pelo, llevan una vida distinta, a veces en secreto, ayudando a muchas personas sin que ellas lo sepan, (hay muchos “poderes” que no se pueden ver..)
Viendo todas estas cosas me hacía feliz formar parte de esta aventura y de haber sido elegido pero por otro lado seguía sin saber porqué había sido elegido y porqué estaba allí....yo no sabía ni dibujar bien, tampoco sabía cocinar ni se me daban especialmente bien los ordenadores ni las tablets...ni siquiera las consolas.. , siempre me ganan mis hermanos a los videojuegos…así que durante un momento, pensé que se habían equivocado conmigo y sentí una gran pena por no encontrar mi “don “
Me preguntaron: “¿qué te gustaría hacer a ti? ¿ qué es lo que te hace feliz?”
Y enseguida me vino a la cabeza Bak , mi perro, con quien jugaba cada día antes de estar enfermo...ahora sólo puedo jugar un poquito en casa pero no en la calle..y deseo cada día con todas mis fuerzas volver a salir a correr con él al campo y revolcarnos por el césped, meternos juntos en el río o en la playa como cuando íbamos en vacaciones!
Pero seguía pensando que eso me hacía feliz sólo a mi, pero a nadie más y pensé que tenía que encontrar otra cosa que pudiese ayudar a los demás y por mucho que pensaba no encontraba el qué..
Me volvieron a preguntar: “¿Qué es lo que estabas pensando que te hacía sonreír?”y se lo conté, entonces me dijeron que por fín había encontrado mi “Poder” ya que lo que me hacía feliz, podía llegar a hacer felices a los demás, me acaba de convertir en un “ fabricante de Felicidad” a través de mis recuerdos y vivencias, entonces entendí que podía compartir mis recuerdos con otros niños, para que en sueños, ellos disfrutasen de esos momentos especiales y se despertasen con ganas de sonreír….
Ahora tiene más sentido las palabras de mi madre cuando decía que yo era su héroe... yo no lo entendía, porque los superhéroes son fuertes y algunos incluso vuelan y yo no se volar ni tengo un super poder como los que conozco de los tebeos, pero ahora sí que he descubierto que tengo un poder especial, que no se ve  pero que me hace feliz y también a los demás.

Se que este “poder” debo guardarlo en secreto ,ni siquiera puedo contárselo a mis padres ni hermanos (aunque mi madre ya lo intuía..) y sólo puedo usarlo en sueños, pero ahora, cada vez que vea a alguien que sufre, soñaré con él y mientras duerme, le susurraré cosas bonitas y divertidas para que sonría y se despierte más feliz que cuando se acostó y que así, poco a poco venza la tristeza.

Ahora cuando vea a un pelón como yo, le sonreiré guiñando un ojo y seguro que él hará lo mismo, porque ambos sabremos
que tenemos un “poder” secreto que nos hace especiales y que los demás no conocen...

Así que hoy , sólo os pido, que a partir de ahora, si véis a un niño pelón o una niña pelona, o bien si los véis con un pañuelo de colores(con un kimo-kap), penséis que ese niño esconde un secreto precioso, que es un niño especial como yo, con un super poder, ya no debes mirarlo con pena, porque hemos sido elegidos para realizar una gran labor aunque suframos para hacer felices a los demás, mejor regálanos una sonrisa como las que soñamos cada día para que tu seas feliz.